Inicio > Blog > Empresa > 5 etapas del desarrollo del equipo
5 etapas del desarrollo del equipo

5 etapas del desarrollo del equipo

Cada equipo, ya sea en el mundo de los negocios, los deportes o cualquier campo donde la colaboración sea clave, se embarca en un viaje. Este viaje puede no ser físico, pero no obstante es crítico: es un viaje de desarrollo. Comprender cómo se desarrolla y evoluciona un equipo con el tiempo es esencial tanto para los miembros del equipo como para los líderes, ya que puede afectar profundamente la eficacia, la cohesión y, en última instancia, el éxito de un equipo. Introducido por el psicólogo Bruce Tuckman en 1965, el concepto de "5 etapas de desarrollo de equipos" proporciona una perspectiva perspicaz a través de la cual podemos ver, comprender y guiar este viaje. En esta publicación de blog, profundizaremos en cada una de estas etapas, explorando sus características, desafíos y brindando consejos prácticos para facilitar el proceso.

Formación: la etapa inicial

La formación, como sugiere el nombre, es la etapa inicial del desarrollo del equipo en la que los miembros del equipo recién comienzan a unirse. Se caracteriza por un alto grado de incertidumbre, cortesía y navegación cuidadosa. Los individuos están tratando de comprender su lugar en el equipo, los objetivos del equipo y cómo encajan en el panorama general. Hay una sensación compartida de emoción mezclada con aprensión ya que todos todavía se están conociendo, sus roles y responsabilidades.

En esta fase, los miembros del equipo pueden estar interesados ​​​​en impresionar a los demás y a sus superiores, lo que lleva a un ambiente un tanto artificial marcado por la cordialidad y el comportamiento moderado. Esta etapa puede parecer algo superficial ya que los miembros del equipo generalmente dudan en expresar su desacuerdo o disidencia.

Como líder, es crucial en esta etapa proporcionar una dirección clara y establecer un ambiente seguro donde los miembros del equipo se sientan animados a participar. La comunicación clara sobre los objetivos del equipo, los roles individuales y las expectativas es crucial. Recuerde, los miembros del equipo pueden sentirse inseguros y ansiosos por lo que está por venir, así que cuanta más claridad pueda proporcionar, mejor.

5 etapas del desarrollo del equipo
5 etapas del desarrollo del equipo

El objetivo en la etapa de formación es hacer la transición a la siguiente etapa, la tormenta, donde los miembros del equipo comienzan a sentirse lo suficientemente cómodos para expresar sus opiniones abiertamente. Por lo tanto, promueva la comunicación abierta, la escucha activa y el respeto por los diversos puntos de vista. Los ejercicios de formación de equipos también pueden ser una forma eficaz de fomentar los vínculos entre los miembros del equipo y romper las barreras iniciales.

Aunque la etapa de formación puede ser algo incómoda debido a su naturaleza de transición, es una fase crucial en la que los miembros del equipo sientan las bases de sus relaciones laborales. Al navegarlo de manera efectiva, los líderes pueden preparar el escenario para un equipo productivo y cohesionado.

Asalto: la etapa del conflicto

A medida que los equipos pasan de la etapa cortés de formación introductoria, entran en la fase de tormenta, a menudo caracterizada por un período de conflicto y discordia. Esta es la etapa en la que puede parecer que se rompe la armonía del equipo y pueden surgir desacuerdos o tensiones. Pero al contrario de lo que parece, la tormenta no es necesariamente un escenario que se deba temer o evitar. De hecho, es una parte crucial de la evolución del equipo e incluso puede ser una señal de progreso saludable.

Durante la etapa de tormenta, los miembros del equipo comienzan a expresar sus perspectivas individuales, lo que lleva a un choque de ideas y opiniones. Comienzan a desafiarse unos a otros y son comunes los desacuerdos sobre roles, responsabilidades y la mejor manera de avanzar. Este conflicto a menudo surge de una comprensión más profunda de los objetivos del equipo y la comprensión de la complejidad de la tarea en cuestión.

También es la etapa en la que las dinámicas de poder se vuelven más evidentes a medida que los miembros del equipo compiten por la influencia y el reconocimiento. Las diferencias en los estilos de trabajo y las personalidades pueden generar frustración y el buen ánimo inicial del equipo puede decaer.

Sin embargo, a pesar de sus desafíos inherentes, la etapa de tormenta también puede fomentar la creatividad y la innovación si se gestiona correctamente. Las perspectivas diversas y el diálogo abierto, si se fomentan y gestionan adecuadamente, pueden conducir a una mejor toma de decisiones y resolución de problemas.

Como líder, es importante facilitar una comunicación sana durante esta etapa. Anime a los miembros del equipo a expresar sus desacuerdos con respeto y escuche los diferentes puntos de vista. Los líderes deben promover una cultura de retroalimentación, asegurándose de que sea constructiva y orientada a la solución. Las técnicas de resolución de conflictos pueden ser beneficiosas en la gestión de los conflictos personales que puedan surgir.

También es importante recordar que no todos los equipos experimentarán un conflicto intenso durante esta etapa, y la fase de asalto puede ser diferente para cada equipo. Con una gestión eficaz y paciencia, los equipos pueden navegar a través de esta etapa y emerger más cohesionados y comprensivos de las fortalezas y debilidades de los demás, pasando a la etapa de normalización.

Normalización: la etapa de cohesión

Después de la tormenta viene la calma, y ​​en el contexto del desarrollo del equipo, esta es la etapa de Normalización. Una vez que el equipo ha navegado a través de la fase de conflicto y desacuerdo de la tormenta, comienza a encontrar su ritmo y establece un sentido de unidad y armonía: aquí es donde comienza la etapa de normalización.

La etapa de normalización se caracteriza por el establecimiento de normas, valores y pautas operativas compartidas dentro del equipo. Los miembros del equipo han comenzado a respetar las fortalezas de los demás y compensar las debilidades. Tienen una comprensión clara de los objetivos del equipo, sus roles y cómo trabajar juntos de manera efectiva. Comienza a formarse un consenso en torno a los procesos y métodos de trabajo, y el equipo comienza a sentirse como una unidad cohesionada.

Durante esta etapa, las personas se sienten más cómodas expresando sus ideas y comentarios, pero ahora se hace de manera constructiva y respetuosa. El miedo al conflicto disminuye a medida que se fortalece la confianza dentro del equipo. La productividad del equipo generalmente comienza a aumentar a medida que encuentran formas de trabajar juntos de manera más eficiente y efectiva.

5 etapas del desarrollo del equipo
5 etapas del desarrollo del equipo

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la etapa de normalización, aunque ciertamente más pacífica, puede tener su propio conjunto de desafíos. Existe el riesgo de que el equipo se vuelva complaciente y evite los conflictos necesarios, inhibiendo así la innovación y la creatividad.

Como líder, su papel en esta etapa es continuar fomentando la comunicación abierta y garantizar que las normas que se establezcan sean productivas y beneficiosas para el equipo. Es importante reforzar los objetivos del equipo y las responsabilidades compartidas, reconocer y celebrar los logros del equipo y promover una cultura de aprendizaje y mejora continua. Asegúrese de que el entorno siga siendo uno en el que los comentarios constructivos sean bienvenidos y valorados.

La etapa de normalización significa el progreso de un equipo hacia la madurez. Con normas recientemente establecidas y una cooperación mejorada, el equipo ahora está mejor equipado para enfrentar desafíos y entregar resultados, preparando el escenario para la siguiente fase: Desempeño.

Actuación: la etapa de colaboración madura

La etapa de actuación marca un punto de madurez y alta productividad para el equipo. En este punto, el equipo ha superado con éxito los obstáculos de la formación, la tormenta y la normalización, y han emergido como una unidad cohesiva y eficiente.

Durante la etapa de desempeño, el enfoque cambia de construir relaciones y establecer normas de equipo a lograr las metas del equipo. El equipo ahora tiene confianza, está motivado y en gran medida es autodirigido. Los miembros del equipo tienen una comprensión clara de sus roles y expectativas, y trabajan en colaboración hacia objetivos compartidos. La dinámica del equipo está establecida y es funcional, lo que permite altos niveles de confianza, autonomía y toma de decisiones efectiva.

Es posible que aún ocurran conflictos y desacuerdos, pero generalmente se resuelven de manera constructiva y eficiente dentro del equipo. La sólida base de confianza y respeto mutuo permite que el equipo se concentre en la resolución de problemas y la realización de tareas en lugar de en cuestiones interpersonales.

Para los líderes, el escenario de actuación es una oportunidad para delegar más y supervisar menos. Esto no significa volverse ausente o complaciente; más bien, se trata de reconocer la capacidad del equipo y permitirles tomar posesión. Los líderes pueden concentrarse en proporcionar recursos, eliminar obstáculos y ofrecer orientación de alto nivel.

También es fundamental seguir reconociendo y premiando el esfuerzo del equipo. Celebrar hitos y contribuciones individuales ayuda a mantener motivado al equipo y reconoce el arduo trabajo detrás de su alto desempeño.

La etapa de desempeño representa el pináculo del crecimiento del equipo, donde la sinergia de los miembros individuales conduce a una mayor productividad y eficacia del equipo. Sin embargo, este no es el final del viaje del equipo. Según la naturaleza del proyecto o el propósito del equipo, es posible que pronto se enfrenten a la etapa de suspensión, lo que cerrará su viaje colectivo.

Clausura: la etapa de cierre

La etapa de suspensión, también conocida como etapa de luto, significa el final del viaje del equipo. Implica la disolución del equipo una vez finalizado el proyecto o alcanzado el objetivo. Esta etapa se agregó más tarde al modelo original de cuatro etapas de Tuckman para abordar las emociones y reacciones que pueden ocurrir cuando un equipo se disuelve.

Durante la etapa de aplazamiento, los miembros del equipo pueden experimentar una variedad de emociones, desde satisfacción y orgullo por su trabajo, hasta tristeza o ansiedad por la disolución del equipo. Por lo general, se celebra la finalización exitosa del trabajo del equipo, pero esto también puede ser un momento de incertidumbre a medida que las personas hacen la transición a otros proyectos o roles.

Como líder, es fundamental manejar esta etapa con empatía y apertura. Reconocer las contribuciones de cada miembro del equipo y celebrar los logros del equipo. Esto puede ayudar a fomentar una sensación de cierre y reconocer el arduo trabajo que se ha realizado.

5 etapas del desarrollo del equipo
5 etapas del desarrollo del equipo

También es beneficioso realizar un informe o una “autopsia” del proyecto. Esto brinda una oportunidad para que el equipo reflexione sobre lo que funcionó bien, los desafíos que se enfrentaron y lo que podría mejorarse para proyectos futuros. Es una oportunidad de aprender de la experiencia y sacar lecciones valiosas.

Por último, brinda apoyo a los miembros de tu equipo durante esta transición. Es posible que necesiten ayuda para encontrar nuevos roles o proyectos, o simplemente que se les tranquilice sobre los cambios que se avecinan.

La etapa de aplazamiento, aunque a menudo se pasa por alto, es una parte crítica del proceso de desarrollo del equipo. Ofrece un momento de reflexión, aprendizaje y reconocimiento. Al manejar esta etapa de manera efectiva, los líderes pueden asegurar un final positivo para el viaje del equipo, fomentando una sensación duradera de logro y camaradería entre los miembros del equipo.

Lea también ¿Qué tan cerca estamos de que la IA supere a la inteligencia suprema?

shashi shekhar

Completé mi PGDM de IMS Ghaziabad, especializado en (Marketing y Recursos Humanos) "Realmente creo que el aprendizaje continuo es clave para el éxito, por lo que sigo agregando mis habilidades y conocimientos".

Más lectura

mensaje de navegación

Deja un comentario

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Las areas obligatorias están marcadas como requeridas *

Las 10 mejoras más impresionantes de los lanzatelarañas de Spider-Man